lunes, 20 de octubre de 2008

Disparar con pólvora del Rey

En los tercios españoles cada arcabucero se tenía que pagar la pólvora de su soldada, de modo que era muy mirado en su uso. Pero en ocasiones especiales, por ejemplo en asedios, podían obtener pólvora de los almacenes de artillería, con lo que salía gratis. En ese caso los arcabuceros disparaban con mayor prodigalidad, porque lo hacían con "pólvora del Rey".

Los gobiernos, cuando se acercan elecciones, tienen la tendencia de usar los recursos del Estado para hacer propaganda electoral pura y dura. El Gobierno Vasco está siguiendo este camino de forma sistemática. Toda la historia de la kontsulta es la de una operación de marketing. Nadie de los proponentes creía que fuera legal y que iba a realizarse. Pero era, en principio, una gran operación de propaganda eso sí, a cargo de los contribuyentes.

Ahora hemos podido ver una nueva expresión de esto: la vergonzosa visita pagada del Sr. Gore a Euskadi. El señor Gore es ciertamente una celebridad. Y el Lehendakari lo ha traído en plan paleto, igual que en tiempos reforzaban la repercusión de la inauguración de una discoteca, con la presencia de algunos habitantes de "Gran Hermano". La foto está desde luego conseguida. ¿El precio? alto, 180.000 euros según los periódicos, lo cual a pesar de no ser una cifra enorme en valor absoluto, resulta obscena  si la comparamos con el producto obtenido: una conferencia de una hora que no añade nada sustancial a lo que  decía su película. Todo ello ante una audiencia seleccionada precipitadamente y con criterios desconocidos. Eso sí, al parecer la conferencia fue en el estilo predicador que caracteriza al Sr. Gore.

Aunque seguramente en algunas cosas tiene razón, a mi Gore no me gusta un pelo. Utiliza métodos políticos, quiero decir estrictamente políticos, para difundir sus ideas "científicas". Si los científicos calculan la subida del nivel del mar para un determinado periodo de tiempo puede estar entre medio metro y dos metros y con gran incertidumbre, Gore dirá que va a subir seis y además pondrá una imagen de una ola de veinte. Es decir si la ambiguedad de los científicos no moviliza lo suficiente, pues se exagera, que así se impacta más. Supongo que a Ibarretxe le gustaría, pues él también emplea con profusión ese método de sobredramatizar las situaciones.

Una mala noticia. En la conferencia de Sevilla celebrada tras su estancia en Bilbao Gore afirmó que Andalucía «va a convertirse, quinientos años después de que Colón desembarcara en el Nuevo Mundo, en líder mundial de la ciencia y la tecnología». Yo no sé si esta expresión gustará a nuestro Lehendakari. O si resulta que también lo dijo, en versión vasca, en el encuentro bilbaíno a puerta cerrada.