domingo, 18 de enero de 2009

Luces y sombras del euskera a presión

Tengo un amigo que acaba de presentarse a un examen para acreditar el nivel de euskera llamado PL2. Es de esos vascos que también se sienten españoles.

Nació en Eibar hace bastantes años, aunque para mi no deja de ser un muchacho joven. Sus padres vinieron de Andalucía, en aquellos tiempos del éxodo del campo a la ciudad. Le entrevisto, porque quiero ver cuál es el resultado de tanta campaña de la llamada euskaldunización. Es un ejemplo de euskaldunización sin amor y me temo que no supone ninguna aportación a la "construcción nacional vasca".

¿En qué modelo te escolarizaste?
A (todo castellano)
¿Qué sentias cuando ibas a clase de euskera en la escuela?
Era una asignatura más, había que sacar la mejor nota posible
¿Pero lo hablabas alguna vez fuera de la escuela?
Nunca
¿Cuándo empezaste a pensar que tal vez sería interesante aprender más euskera?
Hace tres años, al entrar a trabajar en la administración vasca, haciendo sustituciones..
Cuando dices que al entrar a trabajar empezaste a considerar la idea de mejorar tu euskera. ¿Cual fue el razonamiento?
Dos razonamientos:
1º, Si tengo niveles de euskera acreditados tengo más posibilidades de contratación, y 2º, como mi curro es atender a gente, mejor hacerlo a cada cual en su idioma y lo mejor posible. Es un razonamiento a largo plazo y otro a corto
Y de cara a tu futuro ¿qué cosas no puedes aspirar si no acreditas mayores niveles?
Por ejemplo, estuve trabajando en una plaza haciendo sustituciones en la que no se se me pedía perfil lingúistico. Para la siguiente sustitución que me tocó ya tenía acreditado el nivel PL1 y conseguí un aumento salarial muy sustancioso. En concreto resultó que mi salario aumentó un 66%
¿Fuera del curro hablas algo en euskera?
No, salvo que me interpelen en euskera y salvo el euskaltegi, claro
¿Ves alguna vez ETB1?
No
¿Has ido alguna vez a ver bertsolaris?
No ni pelota,ni deportes rurales
¿Lees algo en euskera?
Algún artículo y algún libro si me lo piden en el euskaltegi
¿Amas el euskera?
No, pero amaría a acualquier vasca euskalduna y hasta abertzale :)
¿Cómo educarias a tus hijos A, B o D?
Todo castellano. Euskera como asignatura y a partir de la edad adecuada, euskaltegi junto a otros cursos de idiomas.
¿Qué sientes con la bandera española?
Por vivir donde vivo, es un símbolo de rebeldía, pero me fastidia el banderismo en general,y me disgustan muchas chorradas al respecto. ¡Ojo!, la constitucional.
Vale vale y ¿la ikurriña?
Nada
Al releer esta entrevista me sale una pregunta que bien podrían contestar mis lectores ¿Fortalece este aprendizaje del euskera bajo presión, la convivencia entre los vascos y vascas?

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Por ejemplo un docente puede estar dos años liberado, sin obtener ningún resultado y sin que nadie le reclame nada. No se cuanto dinero costará esto pero supongo que no menos de 80000 euros.

Paul dijo...

¿Fortalece la convivencia entre los vascos y vascas ir al médico, al juzgado, a la delegación de gobierno, a renovar el DNI, y que no te atiendan en euskera?

Thooby dijo...

Paul contesta "a la gallega" con otra pregunta. Mi respuesta (a su pregunta) es, que efectivamente está mal, muy mal, que no haya funcionarios que atiendan en euskera cuando uno va a renovarse, por ejemplo el DNI.

No solo está mal. Es que me parece absurdo cuando resulta que el propio DNI es un "carnet vasco" con todos los items bilingües. Pero ya se sabe aquello de que un error no arregla otro error sino que simplemente son dos errores.

Pero, ¿tiene Paul respuesta a mi pregunta?

Por cierto que el entrevistado me manda su respuesta a la pregunta final del post.

"Mejora la vida de los euskaldunes, a los que se responde como ellos quieren. Pero nada más: la convivencia no depende del idioma."

Paul dijo...

Tienes razón, no es muy elegante que digamos contestar a una pregunta con otra. Yo en este tema soy bastante práctico. Coincido contigo en que en la administración pública se deben garantizar los derechos de euskaldunes y castellanoparlantes. Mi sueño es que podamos entender perfectamente los dos idiomas. Un ejemplo: mi lengua materna es el castellano y me expreso mucho mejor que en euskera. En reuniones en las que estoy con personas euskaldunes en ocasiones cada uno habla en el idioma en el que se siente más cómodo y todos nos entendemos. Mi sueño es que esto mismo fuese posible en todos los órdenes de la vida.

gsantamaria dijo...

Estoy de acuerdo con Paul en cuanto a cuál sería la situación ideal. Pero no a cualquier precio. No, desde luego, al precio de intimidar a quien desconoce el euskera, bien sea con amenazas explícitas (pérdidas de trabajo, sustanciosas diferencias salariales, etc.), bien con amenazas implícitas (eres un desintegrado, etc.).

Conozco el caso catalán de primera mano, pues vivo en Barcelona ahora mismo. Sólo sé que la política lingüística llevada a cabo por la Generalitat, de imposición y preponderancia del catalán, está desmembrando a la sociedad catalana, cuyos dos polos se encuentran cada vez más alejados el uno del otro. Se vende el catalán como pasaporte a la prosperidad, y se arrincona a quien no lo adopta como lengua vehicular (¡Ojo! Ya hay ghettos lingüísticos), creando reacciones de animadversión innecesarias si se llevase la cuestión lingüística con mayor naturalidad.
Me he encontrado situaciones tan bizarras como una conversación profesional a dos bandas con cuatro intervinientes (dos clientes y dos proveedores), donde los cuatro integrantes son castellanoparlantes nativos y hablan en castellano entre sí, y sin embargo, la conversación entre todos era en catalán, un catalán bastante mediocre, dicho sea de paso. Una cosa es promocionar una lengua en peligro, y otra llegar al absurdo.

Así pues, salvaguardar una lengua propia como patrimonio histórico irrenunciable es una idea válida y deseable, pero no a costa de convertirnos en seres antinaturales víctimas de la corrección política, y desde luego, no en perjuicio de un castellano que es lengua común para la mayoría de habitantes de Euskadi, y para prácticamente la totalidad de la población "de paso" o temporalmente residente.

Iñaki Murua dijo...

Thooby, podrías entrevistar a más gente, por ejemplo a quienes sin pasar de los 45 tacos nos han dicho en nuestra propia población de origen en modo despectivo "niño, habla en cristiano". O quienes no podíamos estudiar en euskera en la universidad del País Vasco, pese a venir de ikastola (contestando tal que "estudié en euskera antes de que hubiera modelos", "me discriminaron" etc etc.)

Sería deseable una política lingüística "amable", pero, como suelo decir a menudo, no quiero ser una pieza de museo. Y creo que también tengo mis derechos. Aunque sea contestar con otra pregunta, ¿cómo compaginamos los derechos de todas y todos?

Thooby dijo...

Contestas con una pregunta que se parece mucho a mi pregunta. ¿cómo compaginamos los derechos de todas y todos? Lo primero que hay que contestar es "dificilmente" y lo segundo es "con mucho cuidado".

Lo que tu cuentas de que te digan
'en modo despectivo "niño, habla en cristiano". O quienes no podíamos estudiar en euskera en la universidad del País Vasco' no son cosas que pasan ahora o lo son excepcionalmente (puede pasar en Navarra).

Ese es justamente el problema. Es que el péndulo se ha ido al otro lado. Piensa que haber estado oprimido en un tiempo no te vacuna para que no puedas ponerte en el otro lado más tarde.

Yo creo que el éxito de la euskaldunización se mide en "¿cuantos aman y usan el euskera?" ese número es muy diferente del "en cuantos puestos de atención al público te contestan en euskera".

En el caso del entrevistado, que es una persona estupenda por cierto, tenemos a alguien que atiende al público en euskera perfectamente y al tiempo ha desarrollado un desapego estructural hacia el euskera. ¿Qué te da la suma? ¿Positivo o negativo?

Iñaki Murua dijo...

Te planteaba que podías haber abierto el "abanico" entre las entrevistas, porque también existen otras vivencias con respecto a las lenguas entre "personas que viven al sur de Islandia".

No se trata de péndulos o de embudos. Pero si las personas estaban ya desapegadas respecto al euskera me temo que una política lingüística "más light" hubiese dado peores resultados. La politización del idioma, además, no es algo aislado.

Es curioso que no haya quejas y descalificaciones porque a un ingeniero le exijan saber inglés (aunque sea un buen profesional)

Josu dijo...

Es sencillo: Si a un ingeniero le exigen inglés todo el mundo entiende que es un requisito del puesto. Si a un trabajador le exigen Euskera, en muchos casos no es un requisito del puesto, sino que interviene la ideología / política. Esta diferencia la percibe todo el mundo, y es la que está levantando ampollas.

Iñaki Murua dijo...

Josu, al margen que a ciertas personas les interese ligar euskera con política/ideología, considero que hay actividades en las que un "buen" profesional necesita en su bagaje también este idioma.


Y es que si de verdad se quiere que el idioma no quede reducido a muestra de museo hay que tomar medidas, más allá de la postura política de cada uno.

Por cierto, como en mi caso considero que hay que sumar y no restar, sigo aprendiendo idiomas ;-)
(pese a que el tema del inglés tampoco sea aséptico desde el punto de vista político / ideológico)

manumanah dijo...

otro ejemplo,
nací en euskadi pero a mis 5 años me fuí a vivir a paises hispanoparlantes.
después de 11 años fuera volví a vivir a Euskal Herria (primero Hendaia, luego Donosti). Estudié los dos años que me faltaban para terminar el bachillerato en castellano (la selectividad acojonaba mucho, y no estaba uno por la labor de empezar a estudiar todo en euskera).
La carrera la estudié en castellano.
Nunca he estudiado en euskera (exceptuando unos meses en AEK y un par de cursos), y hoy es el día que me expreso en euskera en mi vida social (vivo en Oñati)
De pequeño salía de casa a las 8 de la mañana y volvía a las 8 de la tarde. Hablaba un par de horas al día con mis padres y en euskera, y así aprendí, sin gramáticas ni clases interminables, pero con todo el corazón puesto en ello.
Y hoy día tras día me encuentro con que NO puedo hablar mi lengua materna en la mayoría de vida profesional. No se en cataluña, pero aquí (trabajo en Zamudio), descorcho una botella de cava cada vez que me encuentro un cliente/proveedor hablando una de las dos lenguas oficiales de este cacho de tierra.
Nunca me han metido el euskera a presión, sino que me han enseñado a amar nuestra lengua, y he aquí los frutos.

p.d: durante los años que viví en Argentina conocía a más de un bonaerense que hablaba perfectamente euskera, habiéndolo aprendido a la vera del rio de la plata.