miércoles, 4 de marzo de 2009

Los de aquí

Existe ahora una gran tensión política. El PNV no acepta que el PSE lidere el ejecutivo vasco. Y está ejerciendo toda la presión que puede. Pero es muy curioso el procedimiento.

Si examinamos las relaciones entre PSE y PSOE resulta que tienen intereses al menos parcialmente contradictorios. Dicho de forma muy esquemática, para el PSOE lo ideal sería que el PNV no se enfadase y que el PSE llegase (cediendo) a algún acuerdo con ellos. Para el PSE lo importante es el proceso de cambio en Euskadi, siendo secundarias las dificultades que provoque esto en la gobernabilidad nacional.

¿Qué pasa con la galaxia vasca? ¿Está el PSE en la galaxia vasca? Pues bien el PNV no quiere arreglos dentro de la galaxia vasca. Lo que precisamente intenta es dificultar la independencia de los astros socialistas de la galaxia vasca. Quiere presionar al gobierno español para que influya en el criterio de los socialistas vascos.

Curiosa manera de promover el gobierno de los de "aquí". Pero se equivocan. El PSE tiene suficiente personalidad para tomar decisiones propias y el PSOE tiene respeto a lo que se se decida aquí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy yo tan seguro de lo que dices. Veremos si manda más el sillón de La Moncloa o el sillón de Ajuria Enea.

Tiempo al tiempo

Carlos Gorostiza dijo...

En eso mismo confiaba Artur Mas, en que Zapatero utilizase el "mando a distancia" para obligar al PSC a renunciar a la Presidencia de la Generalitat.

Anónimo dijo...

Los resultados electorales del domingo han dejado al PSOE en una situación muy delicada. Los resultados gallegos son muy malos y los del país vasco peores de los esperados lo que le obliga a pactar con el PP
Así pues, se puede producir un efecto dominó en toda la política española ya que puede perder a la vez dos de su apoyos más importantes en el congreso, el PNV y el BNG.
Al PSOE no le queda más remedio que mirar a Cataluña y a CIU para intentar salvar los muebles pero
a año y medio de las elecciones catalanas no parece que CIU esté muy por la labor de echar una mano al PSOE o en todo caso se la cobraría a precio de oro.

Todo ello con un PP crecido y un Rajoy al que, de repente, parece que todo le empieza a salir.

Esto se empieza a parecer a ese cuento de por un clavo perdí una rueda, por una rueda....

Que sonsoles vaya pensando en preparar las maletas....

El Picu dijo...

A mí si me parece que el PSE va a tener, en esta ocasión, las manos sueltas para decidir lo que considere. El PSOE, por una parte, está interesado en tener buenas relaciones con el PNV, pero por otra, tam bien le interesa que Patxi sea lehendakari. Además, en Madrid no tiene las manos atadas. Quien tiene el poder tiene la capacidad de dar, quien no lo tiene sólo de prometer. ¿Con quien se aliarían los nacionalismos periféricos? ¿Con el PP? ¿ Apoyarían una moción de censura contra Zapatero?. El principal aliado del PSOE en Madrid es la incapacidad del PP para conseguir aliados. Es cierto que el PP está intentando evolucionar hacia posiciones más de centro, pero hoy por hoy sigue siendo una jaula de grillos.