miércoles, 11 de febrero de 2009

¿Campaña sin Batasuna?

Ibarretxe ya está a tope. En sus intervenciones saca un momento a pasear su plan y su derecho a decidir, pero rápidamente pasa a la sustancia que es hablar por un lado de sus habilidades como gestor y por otro atacar a sus adversarios. Un argumento recurrente en sus diatribas es el que la ilegalización de los clones batasunicos se debe a estrategias políticas electorales tanto del PSOE y del PP.

Resulta ruin este análisis. No solo ruin, también falso. La tarea de deslegitimar a ETA es una tarea cuya aplicación por parte del PNV es escasa. Aunque últimamente hablan de ello. Sin ir más lejos, Andoni Ortuzar en http://www.elequipodeibarretxe.com decía lo siguiente

Tenemos que ser capaces de crear una “ola social” que ahogue, que tape a ETA para siempre. La deslegitimación social de ETA es la clave.
Sin embargo estas manifestaciones quedan contradichas por su actuación. ¡Qué demonios de "ola social" se va a formar si dedican buena parte de su tiempo en defender el derecho que tienen las marionetas de ETA a presentarse a las elecciones! Deslegitimar a ETA es deslegitimar también como demócratas a quienes defienden, muchas veces casi explícitamente, el derecho a matar y poner bombas de los etarras. No es verdad que la llamada izquierda abertzale sea "una opción más". Son una gente que basa su fuerza, no en los votos que pudiera sacar, sino en que tiene detrás al "primo de Zumosol". Alguien que no condene a ETA no puede ser calificado como demócrata, pues es alguien que no va a respetar lo que salga en los votos. Siempre tendrá una ultima razón en la presión violenta de ETA. De hecho cuando esas gentes han participado en votaciones y han quedado reflejados como una auténtica minoría, eso no les ha hecho variar su opinión de apoyo a la violencia.

Es verdad que la justicia ha actuado un tanto errática en cuanto a las ilegalizaciones. EHAK pasó, ANV a medias y ahora Askatasuna no tiene camino. Pero también ha sido una especie de lucha entre cañones y corazas. EHAK fue una sorpresa muy bien montada. Cuando llegó ANV la justicia estaba preparada, pero ANV era un partido con pedigrí y además había muchas listas. De modo que solo se ilegalizaron aquellas listas donde, por su composición, era constatable su batasunía. Ahora ya no cuela. Cada trampa que la izquierda abertzale ha hecho con sus listas, una vez revelada, les ha hecho más difícil preparar la siguiente. Porque si había dudas jurídicas cuando se presentó EHAK, nadie las tenía después de cuatro años de actuación del equipo de "las Nekanes".

Resulta trágico que en el momento en que se acercan las elecciones, es decir en el momento en el que la ciudadanía ha de manifestarse, que sería la mejor ocasión para deslegitimar a ETA y a quienes les apoyan, es en este momento en que las declaraciones de los partidos del tripartito más uno se vuelven más blandos y considerados con la gente que no quiere condenar el terrorismo de ETA, con la gente que abiertamente legitima a ETA. ¿Esa es la forma de crear una "ola social", que ahogue a ETA para siempre? Yo diría que le están dando oxígeno. Claro es que todos estos partidos esperan al menos unas migajas del voto de la izquierda abertzale, y el PNV incluso un buen chorretón.

Ibarretxe fue el que dijo "Ilegalizar ideas o partidos no es el camino". ¿Que ideas se ilegalizan? Ayer mismo en una conversación con un dirigente de Aralar le preguntaba a ver en que, aparte de la condena a ETA, se diferenciaba Aralar de las posturas de la izquierda abertzale. Me contestó que programaticamente apenas veía diferencia. La diferencia que veía era de estrategia. ¿Por qué Aralar es legal y Batasuna ilegal? Es simple, unos tienen una estrategia democrática y los otros violenta. Pero ¿en ideas?, ¿en concepto de país? ahí no hay grandes diferencias. Y las ideas de Aralar no están ilegalizadas, porque no es eso lo que se ilegaliza. Lo que se ilegaliza es la estrategia, esa estrategia que combina el hacha con la serpiente.

Cuando en las anteriores elecciones autonómicas en las que EHAK era legal Ibarretxe y compañia también dijeron que esto se hacía para favorecer al PSE. Ahora hacen lo contrario, pero también es para favorecer al PSE. ¿En qué quedamos? Ya sé que cierto cinismo puede ser connatural con la actividad política, pero esto pasa de castaño oscuro.


3 comentarios:

josu dijo...

100% de acuerdo con tu análisis. Primero, Aralar le ha hecho mucho daño al mundo de ETA porque ha demostrado que se puede se abertzale e independentista sin matar a nadie, y por tanto no ser reprimido e ilegalizado. La teoría de la 'ilegalización de las ideas' se ha ido al traste.

Segundo, a los contrarios a la ilegalización se les olvida el 'pequeño' detalle de que durante muchos años la IA ya ha estado en las instituciones, y todos hemos visto lo que han hecho: homenajear, justificar, sentar a Josu Ternera en la comisión de víctimas, aplaudir a enmascarados en sus mítines. Por supuesto la violencia no se ha parado esos años lo más mínimo. ¿No creen que es hora de cambiar de estrategia, de probar otra cosa? ¿Todavía siguen soñando con la integración? ¿Creen sinceramente que si se les da más tiempo, algún día se volverán demócratas de verdad, renunciaran al asesinato? ¿Cuanto tiempo más? ¿sine die, hasta que consigan sus objetivos?

Tercero, me parece indignante la actitud del PNV y de EA. No tienen el menor escrúpulo moral: cuanto más creen que se pueden beneficiar de esas ilegalizaciones, más alto gritan y acusan a los demás. La repulsa por los crímenes se les olvida a los 10 minutos, y en seguida están con la calculadora ('ola social', por dios que hipocresía). Claro, reciben muchos ataques por el lado soberanista ('PNV español' duele) así que hay que mostrarte más combativamente anti-español que nunca.

Si Ibarretxe redujo miserablemente la condena a ETA de la famosa consulta para poder obtener el apoyo de EHAK, yo ya me creo que harán lo que sea para mantenerse en el poder. Lo que sea.

Paul dijo...

No comparto tu idea de que la desligitimación de la violencia requiera estar a favor de la ilegalización de partidos. En mi opinión, la desligitamción de la violencia requiere una defensa integral de los Derechos Humanos. No voy a entrar en consideraciones políticas, pero creo que ilegalizar un partido como Askatasuna basándose en convicciones morales, sin aportar ninguna prueba de cargo, sea muy respetuoso con el respeto a las Liebrtades democráticas básicas.
Una democracia que emplea atajos se debilita a si misma.

Paul dijo...

Perdón por las faltas de ortografía :) Es lo que tiene intentar contestar rápido